martes, 2 de febrero de 2010

Discovery Kenya cross country

Hace diecinueve años, el doctor Rosa se sacó de la manga una carrera en los alrededores de Eldoret. Era la manera de seleccionar qué atletas entrarían a formar parte del equipo “Discovery Kenya”. Los mejores eran invitados a vivir al campo de entrenamiento que FILA tenía en Kaptagat, recibían una esponsorización absoluta de la marca italiana y entrenaban mañana, mediodía y tarde para viajar meses más tarde a Europa o Estados Unidos y arrasar en todas las maratones. En ese proyecto inicial, Moses Tanui era la mano derecha de Rosa; eran los años 90.


Ahora, en el 2010, la carrera sigue presente en Eldoret pero está en manos de Nike y no es coto exclusivo del doctor Rosa; todos los mánagers que quieran conocer las nuevas promesas del atletismo mundial están ahí presentes. Y hay mucho que ver.


Las carreras empiezan sobre las 9 de la mañana. El Sports Club de Eldoret se llena de niños y niñas, vestidos de calle y sin zapatos, que ostentan un dorsal de color naranja sobre el pecho. Abundan los vestidos de flores en las niñas y los pantalones de vestir en los niños; cualquier ropa es buena para demostrar al mundo entero que la calidad está en la persona, no en los complementos. ¡Y cuánto nos cuesta aprenderlo!


Después de los niños, que corrían dos kilómetros, empiezan algunas categorías mayores como cadetes y juniors, aunque no queda muy clara la separación. Lo habitual en Kenya es que las carreras se anuncien por kilómetros, no por categorías. Está la de 4, la de 6, la de 8 y la de 12. Y yo corrí la de doce.


Participar en un cross en Eldoret supone la realización de un sueño. Estar en la línea de salida, a dos mil metros de altura, rodeado de los mejores corredores de cross y maratón y viendo alrededor sólo cuatro o cinco mzungus, permiten dudar un poco. Por un momento pienso que estoy en el lugar equivocado pero luego entiendo que no. Es el lugar indicado, pero hace falta tomárselo con calma. Mi carrera no va con los primeros, ni siquiera con el pelotón, aunque mi amigo Philip se encapriche en preguntarme qué premio hay para el ganador. Mi carrera consiste en disfrutar el momento, escuchar mi cuerpo y exigirle el máximo sin importarme que detrás mío apenas haya nadie. Y empezamos.
La primera vuelta (son seis vueltas de dos kilómetros) es una estampida. Si no voy el último, poco me falta; pero mantengo el tipo, alcanzo mi ritmo crucero y poco a poco adelanto a varios atletas. Lo que más rabia me da es que se retiren delante de mí o, más aún, que al verse adelantados por un mzungu aceleren de manera descontrolada durante veinte o treinta metros. Lo cierto es que me da rabia pero se convierte en un entretenimiento. A algunos atletas les adelanté cinco o seis veces.


Van pasando las vueltas, sigo adelantado atletas y, aunque paso un poco de crisis en la cuarta vuelta, me recupero y en la sexta sueño volar: adelanto por lo menos a diez atletas y ya no tienen fuerzas para esprintar cuando les adelanta el mzungu. Llego a meta en 40'54” (si son 12km, la media sale a 3'24”); el ganador, Joel Kimurer, ha tardado sólo 36'14”. Pero soy el primer mzungu; los demás se han retirado y Dan ha sido el segundo. Nuestro entrenamiento en Kapkoi ha dado sus frutos y los dos seguimos en pie para nuestros respectivos asaltos al maratón: yo en Barcelona, Dan en Lake Biwa (Japón), ambos el 7 de marzo.

10 comentarios:

Jaime N@v dijo...

Genial, Marc... que lugar más bonito para hacer un cross y la gente, un lujo.
A seguir con tus buenas sensaciones...
Slds

Anónimo dijo...

vinga marc, que barcelona t´espera¡¡¡ anims campio.
carpe diem. una abraçada.
Joan Pera

Anónimo dijo...

Ánimo Marku!!
Sigue disfrutando del país! Deberías leer el libro "Bajo el sol de Kenia"

petons!

Furacán dijo...

Bonita experiencia.

Marta dijo...

Perdón mi ignorancia o ¿ingenuidad? pero corriendo contra los maquinones que cuentas... llegar 4,40 detrás del vencedor, no está nada mal ¿no?

Marc Roig Tió dijo...

Marta, diremos que no está nada mal, jeje. Pero hay que seguir mejorando. Ya queda menos de una semana para regresar a España y sólo 9 días para que compita en la media maratón de Barcelona.

Gracias a todos por los ánimos; lo cierto es que cada día que pasa me encuentro mejor.

vcapitan dijo...

Tengo que felicitarte por tan estupendo blog, que mejora los servicios y contenidos de muchas webs que se consideran de "prestigio". Aunque hace tiempo que no nos vemos, ya sé de tus andanzas, eres un crack y espero que sigas abasteciéndonos de contenidos tan lúdicos y entretenidos.
En breve abriré un blog para colgar noticias, compartir cosas de nuestro deporte sobre todo y el deporte en general.
Un saludo y enhorabuena Marc, muchos periodistas deberían aprender de tí
Vicente Capitán

Marc Roig Tió dijo...

Vicente, gracias por pasarte por aquí. Te aseguro que mi principal inquietud es aprender de los buenos periodistas -en casa ya tenemos dos- y disfrutar del atletismo mientras escribo en el blog. Avísame cuando empieces el tuyo, que seré un lector habitual.

Guillem dijo...

Uau! Quina passada fer una cursa a Kènia, i encara més amb el bon rendiment que has tingut. Felicitats! Aviat veure'm al Joel Kimurer als grans mítings??

Marc Roig Tió dijo...

Guillem, el dia 20 es el campionat nacional de cros. Si en Joel Kimurer corre bé, s'hauria de classificar pel mundial i això l'hi garantirà estar a grans mítings i curses per Europa.