lunes, 2 de diciembre de 2013

¿Qué ejercicio es más adecuado para la maratón?



En las últimas semanas he competido en dos competiciones tan diferentes uno llega a preguntarse cuál de las dos “suma” más como entrenamiento de calidad. En otras palabras, el eterno dilema de quién es mejor, ¿Kilian o Gebreselassie? O puesto de otra manera, ¿qué marca haría Kilian en una maratón de asfalto?

El 17 de noviembre hice la maratón de Valencia, como liebre de Marta Esteban, en 2h40’55”; a la semana siguiente corrí la UT de Collserola, de 21k y 1000 metros de desnivel positivo, en 1h41’08”. El caso es que mientras en la maratón de Valencia corrí a una media de 3’48”, en la de trail iba a 4’49”. Pero en cuanto a los pulsos, en Valencia no pasé de 154 (media 146ppm), y en Collserola me enfilé hasta los 173 (media 153ppm).

Si cuento los kilómetros, la maratón de Valencia es un entrenamiento más potente; pero si cuento el trabajo cardíaco, el trail parece más exigente (aunque durante menos tiempo), pero con una velocidad que es muy lenta para transferir al asfalto en las próximas carreras.

Entonces yo me pregunto, ¿qué carrera de las dos se considera un mejor entrenamiento de cara a la maratón? Estas son las típicas preguntas que te responde un entrenador, que por esto ha estudiado y sabe planificar las temporadas para que consigas tu objetivo el día marcado. Pero como yo estoy lejos todavía de mis fechas importantes y porque me apetecía correr ambas competiciones, allí que me apunté.

Y si queréis saber mi opinión, ninguna de las dos sirve de manera importante en el objetivo que tengo con la maratón (correr en 2h15’00”), pero sí sirven para ir preparando al cuerpo de cara a las semanas de alta intensidad. Es decir, ahora, en el inicio de la temporada, se pueden hacer este tipo de carreras, pero una vez te acercas a tu pico de forma, ni una ni otra tienen nada que aportar a tus entrenamientos. ¿Opináis lo mismo?

5 comentarios:

maratonman dijo...

Asi es, suman pero no son determinantes, que lujazo ir con tan bajas pulsaciones a ese ritmazo de maraton, que lujazo...consideralo...
Un abrazo.

Mario dijo...

Kawauchi, el 'citizen runner', entrena un día por semana por montaña y parece que no le va nada mal.
Yo he corrido maratones de asfalto y de montaña y segun mi experiencia los de asfalto son mucho mas dañinos para el cuerpo. Haces un movimiento constante, a un ritmo constante como un martillo pilon y eso acaba perjudicando mucho a tu musculatura. Creo que a partir de 30kms por asfalto los perjuicios son mallores que las ventajas.
El maraton de montaña es mas duro a nivel de agotamiento y potencia muscular pero hay subidas, bajadas, grimpadas, paras en los abituallamientos a comer... y por lo tanto no es 'un martillo pilon' como el asfalto. Yo creo que el Trail de 21kms es mucho mejor entreno de pretemporada que la maraton de valencia.

Marc Roig Tió dijo...

Gracias por los ánimos, Maratonman.

Mario, he leído lo de Kawauchi y no me lo creo del todo. Con su nivel en asfalto, me pregunto qué tipo de "entrenamiento de montaña" hace. No me lo imagino sumando grandes desniveles porque significa correr muy despacio y eso a él no le sirve de nada. En cuanto al desgaste que supone el asfalto, va en consonancia con tu entrenamiento previo: si sumas semanas de 140 o más kilómetros, rodar un día 42 no supone un gran desgaste (si antes has hecho también varias tiradas de más de 25). En fin, que es un tema discutible y muy interesante.

raramuri dijo...

mi experiencia como corredor del montón que pasa del asfalto a montaña, pero sigue haciendo cosas esporádicas en asfalto es: cuando sólo corria en asfalto y seguía planes de entramiento y esas cosas tuve una rápida progresión hasta que más o menos me estanqué. El caso es que pasé a hacer el 100% de kms en montaña (unido a un cambio de calzado convencional a minimalista), pasando de planes, saliendo a disfrutar, obviamente ritmos muy bajos. Cambios: aumento de kilometraje, sin cargas, molestias ni lesiones. Correr a diario, no suelo necesitar descansos. Competir esporádicamente pero mejorar tiempos en todas las distancias: 5, 10, media, maratón... Poder "doblar" incluso carreras en un fin de semana (mejorar marca 10km en bombers después de correr el día anterior en can caralleu...). Enganchar varias semanas de competición de lo más variopinto: km vertical sitja llop, ultra trail collserola, cross 3 turons... acabando sin molestias y con rápida recuperación.
En conclusión; para mí la montaña es agua bendita. Para un élite supongo que sería imposible cambiar el chip y arriesgarse, pero sería interesante el experimento.

Marc Roig Tió dijo...

Raramuri, me parece una aportación muy interesante. No esperaba que tuvieras estas mejoras y choca un poco con mi propia experiencia pero me gusta que me lo hayas contado aquí. Ahora ya sé un poco más, jeje. Como está demostrado, no todo es blanco o negro. En el deporte hay infinidad de matices.