miércoles, 2 de abril de 2014

Sentirse atleta de nuevo

Esta es la sensación que tengo en mi cuerpo desde el pasado sábado por la tarde. Porque corrí un 10.000 en pista en 29'58" y porque pasé el 5.000 en 14'31"

Algunos diréis que fue "la gran petada" o que no es para tanto (y ambos tenéis razón). Correr casi un minuto más lento la segunda mitad de la prueba es aflojar demasiado. Y conformarse con una marca que hacía cuando tenía 20 años, es quizá exigirse poco. Pero son los cimientos que necesito para seguir mejorando como atleta y me han levantado la moral.

A diferencia de muchos compañeros corredores, yo nunca me he lesionado. Nunca he estado en el dique seco por culpa de un dolor o de cualquier otra incapacidad, pero he estado varios años sin rendir bien. Mi cruz han sido las anemias y algunos problemas internos que no he acabado de descubrir pero que empiezan a desaparecer. Diagnosticarme la celiaquía puede haber ayudado a encontrarme mejor. No creo que tenga todo el peso de mi mejora actual pero se puede apuntar varios puntos.

El caso es que en 2007 corrí el 10.000 de Bilbao en 29'21" y desde entonces nunca más me acerqué a esa marca. Es verdad que me dediqué mucho más al asfalto y llegué a marcas de 1h04'57" (2010) en media maratón y 2h18'08" (2011) en maratón que también tienen mucho valor, pero ya estamos en 2014 y hasta hace muy poco no era capaz de correr rápido en ninguna distancia.

Mi marca en 5.000 (2010) de 14'09" también lleva tiempo sin temblar y la única vez que me acerqué un poco fue en 2012 con 14'29". Por no hablar de mis dos últimas apariciones en la Zurich Marató de Barcelona (ambas con 2h25'). 

Esta es la razón por la que me vuelvo a sentir atleta. Porque he hecho algunos cambios en mi preparación y porque espero hacer más en el futuro cercano, pero sobre todo porque parece que ya se ve un poco de luz al final del túnel. Y, aunque durante la carrera del sábado llegué a pensar que mejoraría mi marca personal, me doy por satisfecho con el resultado.

Ahora toca entrenar durante tres semanas en el Yaya Village de Etiopía (justo después de la Media Maratón de Madrid de este domingo) y al regresar estaré en la línea de salida de los 25 kms de Berlín y en la ASICS Maratón de Estocolmo. Y la moral está bien alta; vuelvo a sentirme atleta.

4 comentarios:

Chema Barberarena dijo...

Pues al final, y creo que no me equivoco si lo digo así, eso es lo que más importa Marc.
Aparte de que para los mortales siguen siendo unas marcas tremendas.

Ánimo con los entrenos y mucha fuerza en las competiciones!! ;-)

www.soy-cobarde.blogspot.com

maratonman dijo...

Muy bonito sentirse tan bien,eso da siempre un plus de motivacion.Mucha suerte el domingo,en el lugar donde nos conocimos alla por el 2009...como pasa el tiempo.
UN abrazo¡¡¡.

Satchmo dijo...

Enhorabona!

KERGUELEN dijo...

Mare meva Marc....

Baixar de 30'... és absolutament brutal. El que passa és que vosaltres, els que correu de veritat no us adoneu perquè esteu rodejats de gent tocada per la ma de Dèu (d'algun dels molts que poblen la terra), però believe me, BRUTAL!

Molt xul.lo el blog i sobretot el tema dels viatges, del que sóc un fan, de viatjar, tot i que ara amb un nen molt peque (com el teu segons em vas dir) està una mica més complicat.

Salutacions