miércoles, 6 de agosto de 2014

Objetivos veraniegos

Cuesta entrenar en verano, pero las vacaciones atléticas no se pueden eternizar. Y esta es la razón por la que conviene buscar objetivos veraniegos, alejados de los cronómetros y del estrés, pero exigentes para que la motivación en los entrenamientos no decaiga. He aquí mi lista de objetivos veraniegos:

  • El pollo de San Lorenzo de Huesca: esta carrera ya es un clásico en mi calendario (en los últimos años sólo me la perdí en 2012 porque estaba muy lejos a punto de casarme). 45 vueltas a un circuito urbano de unos 200 metros, con primas constantes que implican cambios de ritmo, frenazos, aceleraciones y mucha diversión.
  • La Ultratrail de Vall d'Aran: carrera co-organizada por Compressport en un entorno único e idílico que no me quiero perder. Llego sin estar en forma ni para subir, ni para bajar ni para defenderme en 47 kilómetros, pero me esforzaré al máximo para disfrutarla y disputarla.
  • La Jungfrau Marathon: esto ya son palabras mayores, una maratón que empieza en Interlaken y termina a 2100 metros de altitud. Puro paisaje suizo y un cartel de lujo entro los participantes (el año pasado Viktor Rothlin acabó tercero).
  • Lidingöloppet: un cross de 30 kilómetros en los verdes ondulados de las afueras de Estocolmo. El cross más largo del mundo y la carrera de estas características más numerosa de la historia. Este año celebra la edición número 50 y no me la voy a perder.

Con estas cuatro carreras ya tengo motivación suficiente para aguantar los calores de agosto y septiembre. El plan es coger la forma poco a poco y llegar al mes de octubre con mucho rodaje en las piernas y varias sesiones de fuerza. Porque quien quiere ver nuevos resultados tiene que probar cosas diferentes y ahí voy yo. Esta temporada hay varias novedades a la vista, pero de eso ya os hablaré otro día. 

2 comentarios:

Satchmo dijo...

Però Marc, si fas una carrera de 47Km, com és que el cross més llarg del món és de 30Km? Vull dir que la de 47Km no és pas pista, no?

Marc Roig Tió dijo...

Cert, Ferran, però una cursa de trail no es considera cros. La diferència no està clara però té a veure amb el desnivell total. En fi, en un cros mai es camina ni es perd gaire el ritme per les pujadetes i baixadetes mentre que en trail, segur que acabes caminant algun moment.