jueves, 26 de junio de 2008

El freno


A menudo me han preguntado cómo me costeo los viajes a las competiciones. No es una respuesta sencilla porque los recursos son varios aunque se pueden resumir en uno: paga el interesado.

Si la competición es un campeonato, paga el club/federación que representas. En septiembre tendré el campeonato de Europa de media maratón por clubes (no sé dónde todavía) y será el Asics Rayet Guadalajara el que pondrá el dinero.

Si hago de liebre a un atleta, paga el atleta a quien ayudo; como en Rotterdam, que pagó Alessandra. Si hago de liebre para una carrera, como en Groningen, paga el organizador de la prueba pues es el interesado en que se hagan buenas marcas.

Y luego existe el ránking de carreras de la IAAF: los atletas, dependiendo del resultado que consigan, dan puntos a las competiciones. A mayor número y nivel de los atletas, más prestigio tendrá la carrera dentro del calendario de la IAAF. Eso crea una necesidad a los organizadores para tener a atletas buenos en sus carreras por lo que pagan los viajes -e incluso dinero- para que éstos participen. No tengo un nivel suficiente para andar exigiendo pero a veces suena la flauta y me costean el viaje, como en Göteborg.

Finalmente están las carreras en las que uno tiene que pagarse el viaje pero merece la pena ir: porque se necesita hacer una marca (como este fin de semana en Portugal) o porque hay muy buenos premios, como en Brcko.

Brcko, en Bosnia-Herzegobina, organiza este sábado una carrera de 10km. Los premios (3000$, 2000$, 1000$...) son muy suculentos y el nivel del año anterior fue bastante flojo. Envié un e-mail a los organizadores para saber si me pagarían el viaje y me contestaron que sólo me ofrecían el alojamiento. Mi siguiente pregunta fue saber qué atletas participaban para calcular si podría ganar un buen premio y me dieron un jarrón de agua fría. El favorito era Patrick Makau.

Aunque sólo fuera por la aventura, busqué y busqué en internet la manera más económica de llegar a Brcko: volar a Budapest y seguir desde allí en tren (aunque sin saber si había tren), volar a Rumanía y llegar en tren a Belgrado donde me recogería el organizador de la carrera, etc. Pero lo más complicado era regresar. Nada salía por menos de 500€ y me desesperé. Me habría encantado correr en Bosnia este fin de semana y contaros aquí cómo me fue pero he decidido poner el freno, ir a Lisboa a correr un 10.000 en pista y confiar en mejorar mi marca del año pasado: 29'21".

Por cierto, en los 10km de Brcko harán un sello conmemorativo de la prueba. Quizá por este motivo ya era necesario viajar hasta allí.

4 comentarios:

joan dijo...

Hola Marc ; està molt bé que entre un i l´altre no t´hagis de rascar massa la butxaca.
Es una llàstima que no puguis anar a Bosnia, espero que milloris marca personal a Lisboa.

Una abaraçada

maratonman dijo...

Pinta muy bien lo de Lisboa,asi que no te preocupes,además seguramente harás marca personal,no hay mal que por bien no venga.
Mucho ánimo y mucha suerte campeón¡¡¡¡.

Anónimo dijo...

Marc, en alguna ocasión hemos dialogado sobre la grandeza de la atleta Marta Domínguez... todo un ejemplo... ¿Qué te parece la siguiente información?:

http://www.marca.com/edicion/marca/atletismo/es/desarrollo/1130060.html

¿Podrías en alguna de tus próximas entradas darnos tu opinión (sobre el paso a 3.000 obstáculos)?

Gracias!

Marc Roig Tió dijo...

Està més que bé, Joan. Però a vegades toca pagar, jeje.

Espero hacer marca, maratonman. A la vuelta contaré cómo ha ido.

Anónimo, me sorprendió lo mismo que a todos el paso de Marta a los obstáculos. No sé a qué se debe ni si le irá bien. Ojalá. Si tengo más información ya escribiré sobre ella pero por ahora prefiero no inventarme nada.