martes, 17 de junio de 2008

El monte del Perdón

Pasar unos días fuera de casa siempre implica aventuras a la hora de correr. Tengo que cumplir con los entrenamientos que me han mandado y, a poder ser, descubrir nuevos horizontes. Cuando se trata simplemente de salir a correr (un rodaje) no hay gran dificultad: se escoge un camino, se sigue y, evitando perderse, se regresa. Pero las series son más complicadas.

Este fin de semana estuve en Zizur Mayor (Pamplona) y el sábado tocaba un rodaje progresivo. Escogí, por consejo de mi hermana, la carretera que va a Galar. Los kilómetros estaban marcados y el tráfico era inexistente, pero el trazado dibujaba unos toboganes que cuando tocaba ir lento iba rápido y cuando era momento de apretar me encontraba frente a un muro. Mal que bien hice lo mandado y guardé algo de fuerzas y ganas para el rodaje del domingo.

El domingo el consejo fue mejor. Teniendo que hacer un rodaje de 90 minutos, los vecinos de mi hermana me recomendaron seguir "El Camino". Y acertaron.

Desde Zizur Menor, al ladito del Mayor, se puede uno incorporar al Camino de Santiago. El trazado combina partes estrechas y resvaladizas con otras muy anchas y rebozadas de piedras grandes. Pero todo ello es grandioso por lo que significa: un caminito señalizado desde muchos puntos de Europa hasta Santiago.

Por un momento sentí la tentación de no regresar hacia atrás y peregrinar, aunque los 600kms o más que me separaban del destino me mandaron recapacitar. Estaba en el "Monte del Perdón", un pequeño alto que ofrece una vista espléndida sobre Navarra a través de las estatuas de peregrinos que se dirigen a Santiago. Siento de veras que la foto no sea mía y que no refleje todo lo que contemplé desde allá arriba. Creo que debería conseguir una mini cámara para ilustraros con las maravillas que uno descubre corriendo.



6 comentarios:

am dijo...

Consíguete una de esas cámaras de espía, para que no te moleste mientras entrenas. Me imagino que la vista desde arriba era impresionante.

joan dijo...

Que aventuré que ets , i que bé que t´ho montes. I al final quants quilometres vas fer aquest cap de setmana ?

Marc Roig Tió dijo...

No es mala idea, am. Veré qué puedo hacer. Sin duda la vista desde allí arriba era genial. El sol estaba ya cayendo por detrás de las montañas y se respiraba una tranquilidad asombrosa.

Joan, el dissabte vaig fer 18kms i el diumenge uns 21 o 22. Total, cap a 40. No està malament.

Anónimo dijo...

frena!!!

campos

Ander Izagirre dijo...

La tentación del camino... Me pasa lo mismo cada vez que salgo con la vespa de casa. Dan ganas de seguir y seguir.

Enhorabuena por esa habilidad para usar las piernas y los ojos a la vez. Seguro que no es fácil.

Marc Roig Tió dijo...

Gracias Campos: un buen consejo.

No siempre los uso a la vez, Ander. Lo bueno de no tener prisa es que uno se puede parar a contemplar el paisaje y luego seguir corriendo.