domingo, 23 de agosto de 2009

De nuevo las mamás


Hace un año escribí "Una de mamás". Hoy han vuelto a ser las protagonistas, pero con medio sabor agridulce. Natàlia Rodríguez y Nuria Fernández son los dos estandartes nacionales del 1500 y hoy lo han demostrado. Al llegar a meta han sido primera y quinta; unos minutos más tarde, cuarta y descalificada.


Se acaba el mundial de atletismo y mi pronóstico de ninguna medalla se ha caído por completo. Me alegra que la selección haya conseguido un oro y un bronce, que aunque haya habido pocos finalistas, la mayoría de los atletas se han comportado heroicamente... pero me apena que en las últimas horas de este mundial se ha esfumado una medalla de oro.


Natàlia era de las favoritas en el 1500; en estas pruebas siempre hay sorpresas y todos pueden dar su lección. Los movimientos tácticos son infinitos. Colocarte bien puede suponer ganar la carrera o, por lo menos, no lapidar tus opciones. Tanto Natàlia como Nuria lo hacían a la perfección, hasta los últimos 250 metros. Gelete Burka, de Etiopía, marchaba en cabeza dejando un poco de espacio en el carril uno. Entrar primera en la última curva puede evitar llegar a la recta rezagada y Natàlia lo sabía; quiso aprovechar ese espacio, minúsculo pero suficiente para su pequeño cuerpo, y ahí se acabó todo.


Adelantar por dentro está permitido, pero te las cargas si no sale impecable. El atleta que va por delante puede cerrar el hueco y no se considera obstrucción. El choque fue inevitable y Gelete Burka terminó en el suelo. Natàlia dio un traspié y siguió esprintando, llegando primera a meta pero reprimiendo la celebración porque sabía que no le darían el oro. Y lo primero que hizo fue acercarse a la etíope e intentar consolarla.


Ser la mejor del mundo y acabar descalificada es un jarrón de agua fría. Con la fuerza de su esprint, incluso después del traspié, demostró que la medalla era para ella. Pero ya no se puede remediar. Terminamos el mundial con dos medallas, pero sabemos que podemos conseguir más. ¡Qué grande eres Natàlia!
Por surte, Berlín también nos ha dejado alguna imagen graciosa. Espero que disfrutéis el vídeo:

3 comentarios:

Furacán dijo...

Una pena lo de Natalia, yo creo que si la etíope no hubiera caido no la hubieran descalificado porque empujones así se ven en casi todos los milquis pero mala suerte.
La mascota del mundial un crack! fantástica, no sé si sería siempre la misma persona la que iba dentro pero tenía una energía y unas cualidades dignas de admiración, con lo que se debe sudar ahí dentro.

Joan/乔安 dijo...

En directo a todo el mundo le pareció empujón de Natalia...y luego ves la repe...y vaya,si ahi aparte de la etiope la que sale perjudicada es Natalia, que tiene q ir por la hierba y recuperar el ritmo. De todas maneras , el año que viene ganara el oro en Montjuïc.

enhorabuena por el blog, yo te tengo en mi "blogroll".

Rafa González dijo...

Es que ser mamá te da aaaalas!!
Fué una gran carrera y nuestras atletas demostraron que son grandísimas. Bravo por Natalia y su deportividad: no querer dar la velta, animar a la etiope, reconocer que tal vez se equivocó...