lunes, 11 de noviembre de 2013

De nuevo sin txapela

En 2013 he conseguido mi cuarta participación en la Behobia-San Sebastián y mi tercer podio, pero sigo sin calzarme la txapela. Como siga así, tendrán que darme el mallot de la competividad, ese premio agridulce al que acaricia mucho la victoria pero siempre se le escapa. Pero qué más da, todavía tengo mi txapela de prestado en casa y mi afición vasca me considera un txapeldún. ¿Puedo pedir más?

Después de los pronósticos lluviosos de toda la semana, el clima del domingo no fue tan malo. El viento de cara es lo peor para correr, es verdad, pero no es tan malo si se compara con la lluvia de otros años. Así que la mayoría de los corredores que nos pusimos de corto para afrontar los 20 kilómetros de asfalto terminamos más contentos que unas pascuas de haber corrido sin agua (bueno, algunos que llegaron más tarde tuvieron unas gotitas de nada).

El caso es que el viento puso la nota de color en la carrera y aunque mi táctica inicial era "verlas venir", dejar que pasaran los kilómetros avanzando con  el grupo de cabeza, las palmas y los ánimos del público me lanzaron una vez más a la épica. 

Al poco de empezar, emparejado con Pedro Nimo (Foto: Diario Vasco)

Noviembre me pilla casi siempre con el inicio de la temporada y no estoy para grandes florituras. Iba consultando el pulsómetro cada dos por tres para saber si el ritmo era correcto o demasiado rápido y tengo que afirmar que iba un poco alto. Pero ¿a quién le importa? Pedro Nimo marcaba el ritmo todo el rato y Chema Martínez no se despegaba pero tampoco daba ningún relevo. Entonces, yo opté por atacar al estilo ciclista, buscando abrir hueco para que no se aprovecharan de mi rebufo. Lo intenté varias veces, mi pulso se disparaba, ponía toda la carne en el asador y al cabo de nada ya volvíamos a estar los tres juntos. Mis cambios sólo servían para dar espectáculo pero no para romper la carrera. O eso me parecía a mí hasta que decidí atacar en bajada. 

Fue en el kilómetro doce, a la altura de Lezo y recordando las embestidas que hacía Mediohombre al luchar contra los enemigos. Este cambio sí causó efecto. Chema, que volviendo de la maratón de Nueva York estaba un poco castigado muscularmente, no pudo seguir el tirón y sólo Pedro me alcanzó al cabo de poco. Sabía que mi trabajo estaba hecho. Pedro estaba en mejor forma que yo y sabía que casi seguramente me ganaría. Intenté seguirle un poco por el puerto de Pasajes pero su ritmo era muy exigente para mí. Mi txapela se escapaba de nuevo pero el segundo puesto era mío (de nuevo). 

Pero no acabó aquí la experiencia, del mismo modo que no empezó con el disparo de salida. Como el año pasado, la cita de El Vallés con sus pintxos de morcilla y sus albónidgas no pudo faltar. Y el cierre a un fin de semana épico lo dio Paula, mi hija, al ser la protagonista en el primer podio de su vida.

Quizá en 2014, con al edición 50ª de la Behobia, consigo mi ansiada txapela. Hasta entonces, a seguir disfrutando de la de Dina Bilbao.

Con los "trofeos" en el podio (Foto: Sergio Fanjul)


Un par de crónicas periodísticas: Diario Vasco (por Antxon Blanco) y Noticias de Gipuzkoa (por Iker Andonegi).

Las declaraciones al cruzar la meta (vídeo) aquí.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Eres un crack Marku!!!
El año que viene espero poder estar para ver cómo te ponen la txapela!!
Champion!!!
(ane)

Jaime N@v dijo...

Genial!!! que gran luchador!!!

Sebas Guim dijo...

Només per l'empeny que hi poses, tard o d'hora caurà. La teva classe hi posarà el que falti.
Enhorabona, Marc!!!

mòmo dijo...

En el video en surt una de carbassa que roba més escena que la Mae West, jeje.

Satchmo dijo...

Jo anava a dir el mateix, Mònica!

maratonman dijo...

Que grande eres Marc¡¡¡,ya has dejado atras a Chema,seguro que el año que viene te llevas el gato al agua,tu sigue insistiendo que acabara cayendo.Me alegro mucho de ese segundo puesto y de un nuevo podio y con bonitos trofeos posas,que bien se lo curran alli,jajaja.
Un abrazo.

C.A.Francoli dijo...

Posiblemente eres el que más te mereces la txapela, la has tenido cerquita ya varias veces. El que la sigue la consigue!! Gran carrera!!

Marc Roig Tió dijo...

Gracias a todos por los comentarios. Espero conseguir la txapela el año que viene y dedicárosla a todos, ¿ok?

PD: los robaescenas del vídeo no tienen desperdicio, jejeje.

Ander dijo...

Ya lo decían Faemino y Cansado: ¡subcampeón es mucho más que campeón! Pues bisubcampeón, ya ni te cuento.

Solo por la morcilla de la víspera, por conocer a Paula y ver a Mercy por aquí, ya merece todo el fin de semana. Lo del domingo fue una guinda maravillosa, con tus ataques pegué saltos como no los pegaba desde los demarrajes de Perico Delgado.

¡Hasta el año que viene!