lunes, 23 de febrero de 2015

Vies Verdes de Girona

No todas las competiciones son para ir a tope; hay muchas de ellas que se pueden tomar como un entrenamiento y, en ocasiones, como una excursión.

Las Vías Verdes son los caminos arreglados por los que hace años pasaba el tren. Ahora ya no hay vías y, por lo tanto, son ideales para correr. Están ahí todo el año pero en ocasiones cuentan con la organización de Diversport para que la distancia esté bien medida, para poder beber durante parte del trayecto, para no tener que hacer una tirada de "ida y vuelta" y para tener comida caliente al terminar, por citar solo alguno de los aspectos diferenciales entre correr por las vías verdes y participar en las Vias Verdes.

Por lo tanto, ayer domingo yo me animé con las Vías Verdes de Girona y lo hice en la distancia de 30 kilómetros (entre las otras a escoger estaban los 10km, la media maratón y la maratón). Nosotros salíamos de Cassà de la Selva y, como todos los demás, tuvimos el disparo a las 9 de la mañana y terminábamos en Sant Feliu de Guíxols


El recorrido es ligeramente a favor y el viento, casi siempre, sopló por la espalda. De hecho, el viento fue el protagonista de la carrera porque soplaba tanto que incluso por la espalda era molesto. ¡¡Te obligaba a ir mucho más rápido de lo que querías!! Pero esto no fue lo peor. La peor parte por culpa del viento se la llevó la organización. La zona de meta quedó muy huérfana de espectáculo y, vale la pena decirlo, jugó una mala pasada.

Todas las vallas que marcaban el último tramo de la carrera estaban el suelo por precaución; tampoco había arco de meta ni cronómetro y el "village" donde uno debía recoger la medalla, recuperar fuerzas y recibir los obsequios, estaba desperdigado. La imagen, por desgracia, era un poco patética y las colas que se formaron para recibir algunos de los servicios acabaron con la paciencia de varios corredores. Pero son circunstancias extraordinarias. Me consta que los organizadores intentaron hacer frente al viento tanto como pudieron, pero la gente del Empurdà sabe que cuando sopla tanto, no hay mucho que se pueda hacer.

En conclusión: un entrenamiento de tirada larga muy agradable, de manera progresiva y cómoda, aunque el último tramo se me hizo un poco duro. Sumo 30 kilómetros muy buenos para mis piernas y me quedo con parte del paisaje de esta zona que nunca antes había recorrido. Ahora ya lo sabes: visita la web de las Maratones de las Vías Verdes y busca cuál es la que te queda más cerca. Merecen la pena. 

Parciales de cada 5kms: 18'53", 18'16", 17'34", 17'06", 16'59" y 17'42". 
Total: 1h46'39" (3'34" de media).

2 comentarios:

Raúl Muñoz dijo...

Encara que fos un entrenament per a tu, enhorabona per la victòria. Bona tirada llarga.

Satchmo dijo...

Quin passeig, no? Felicitats!