martes, 11 de marzo de 2008

Tarta de chocolate

Desde hace varios meses, la revista Runner's World contiene una sección llamada Mi plato favorito. Varios atletas de gran nivel han salido en esa página explayándose en platos de pasta y ensaladas; todos ellos muy ricos y sabrosos, pero... monótonos.

Este mes, por fin, alguien ha cogido la sartén por el mango. Alessandra Aguilar, que disfruta con la pasta y las ensaldas como ninguna, ha demostrado originalidad y humildad al explicar su plato favorito: la tarta de chocolate.

Ahora que he empezado a manejarme con las ollas y los pucheros, no podía dejar pasar la oportunidad de probar un nuevo postre. He ensuciado un poco la cocina y la revista está llena de salpicaduras de chocolate, pero parece que lo he conseguido. La tarta está en la nevera, descansando; está esperando a la hora del postre y a ser fotografiada. Prometo colgar una foto de la tarta -sea cual sea su estado- a lo largo del día de hoy.

Y por la noche llamaré a Alessandra para contarle la aventura.


Aquí está la tarta tal y como os prometí. Quizá la presentación no es la más mejor, pero... a que tenéis ganas de darle un mordisco???

7 comentarios:

Enric dijo...

Mmm...

Bloody Marie dijo...

Marc, los que te conocemos bien, sabemos que lo estabas esperando. El chocolate siempre ha sido tu debilidad, desde que de bien pequeño te terminabas las tabletas del cajón o del armario en un sólo día, como quien no quiere la cosa.

Besos!

Furacán dijo...

Hombre Marc, otra vez entre fogones, me alegro jejeje
No es que te halla quedado muy muy estética pero siendo de chocolate tiene que estar buena a la fuerza. ¡Es mi debilidad!

Saludos!

Lukas dijo...

Pedazo tart�n! Ya te la has zamapdo la tarta??

Por cierto, he visto que haces de liebre en Rotterdam. A quien te van a asignar de hacer de liebre?
Un saludo

maratonman dijo...

Acabas de tocar un punto que para mi es mi talon de aquiles para esto de correr.El chocolate me encanta y por desgracia hace que ahora este con sobrepeso y dificultades para entrenar cada dia e ir mejorando,pero poco a poco trato de recortarle espacio en mi estomago,cosa nada facil,pues es un vicio.De cualquier forma me alegro que tomar de vez en cuando chocolate no este reñido con el atletismo,como bien dices hay muchos que dicen que el chocolate en un deportista de elite no se debe probar ni por asomo y ahi estas tu dando ejemplo de que tampoco es tan perjudicial como dicen,siempre y cuando se tome con moderacion.
La tarta que has hecho tiene una pinta exquisita,te has planteado dedicarte tambien a cocinar??.Es una pena que no sea interactiva,si no cogia un trozo ahora mismo.
Un abrazo y sigo tu dia a dia,gracias por acercarnos al atletismo de elite a traves de tus experiencias.Mas de un deportista de elite deberia aprender de la humildad y sencillez con la que se te lee.Muchas gracias,que sigas disfrutando y te vaya todo muy bien.Esta muy interesante lo de tus aportaciones en esa nueva revista y el acercarnos libros que muchos de nosotros desconocemos y nos permiten a traves de sus paginas disfrutar aun mas si cabe este deporte.Si te fijas,hace unos cuantos años con la marca que tienes en maraton habrias conseguido la medalla de oro olimpica y el record del mundo de maraton,aunque tambien es cierto que esa gente hacia el maraton sin probar una sola gota de agua en el recorrido,de ahi las diferencias en marcas con el presente.(aparte de otros temas).Suerte y sigo con atencion tu dia a dia.

am dijo...

Se ve deliciosa! Resulta que además de atleta y escritor, eres cocinero! jaja Saludos

Marc Roig Tió dijo...

Hola!!! He ido de retiro el fin de semana, así que no pude contestar antes los comentarios; lo siento.

Enric i Maria, ambos sabéis que me encanta el chocolate y ha sido una lástima que no pudierais comer un trocito; al final lo hice yo por vosotros...

Furacán, la mala estética fue culpa mía. La desmoldé antes de que quedara compacta y la trufa se desparramó; volví a meterla en la nevera y después la recompuse, jeje. Pero el sabor no quedo afectado, eh?

Hola Lukas, me han pedido que no diga nada de Rotterdam todavía. Dentro de unas semanas explicaré a quién y cómo será la liebre.

Maratonman, si lees el libro de Antonio (Filípides existe) descubrirás que él solía tomar algún dulce los domingos, como premio por el entrenamiento de la semana y para evitar la ansiedad de prohibirse alimentos. Tomar chocolate con moderación no es malo y evita que te entre la tentación voraz de acabarte una tableta (o dos) en menos de cinco minutos. Proponte un día a la semana para desayunar algo más dulce y cúmplelo; ya me dirás qué tal te va.

am, poco a poco. Me está gustando lo de encerrarme en la cocina pero... no soy muy bueno. Por lo menos en logística. Debo aprender a ensuciar menos cuando preparo algo, jeje.