sábado, 31 de mayo de 2008

¡¡¡Apareció!!!

Después de no tener ninguna esperanza en recuperarla, la camilla ha llegado a mi casa. Su estado no es el mismo que tenía antes de partir, pero este es el precio de viajar por el mundo.

En el aeropuerto de Barcelona, al facturarla, la etiquitaron para que llegara a Thessaloniki con escala en Roma. Hoy, al llegar a mi casa, tenía etiquetas de haber estado en Atenas y en Madrid además de las ciudades citadas antes. Por un momento me ha parecido tener una camilla autónoma para viajar aunque no tanto como para que me mandara postales desde las ciudades en las que ha estado, como hacía el gnomo del padre de Amelie.



Pero lo importante es que ya tengo camilla, aunque no dejaré de reclamar a la compañía para que me la reemplacen ya que está algo rota por los cantos. A ver si se portan bien.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Me alegra Marc saber que ya la has recuperado. Un saludo,

Anna

P.S.: Ah! y sobre todo reclama... lo que es justo es justo.

Lukas dijo...

Que suerte tienes que te haya aparecido la camilla, no seria la primer vez que se pierde algo por el aeropuerto...

Por cierto, gran carrera la tuya el domingo en Pineda a pesar de la lluvia. Si entras en www.corredors.cat veras fotos tuyas que la gente ha hecho.

A, ahora que toca?

Un saludo

Marc Roig Tió dijo...

Anna, reclamaré. Espero sacar algo pues la camilla no está muy sana, sin duda.

Lukas, gracias por las fotos. Nos cayó una buena. Ahora toca un poco de pista: 10.000 de Gijón el día 14.