jueves, 3 de julio de 2008

La cámara oscura y Brahms


Paseando por Lisboa el domingo redescubrí saberes olvidados. Aunque la ciudad me pareció sucia -muchas calles olían a orines- y la mayoría de edificios están rotos y vacíos, las vistas que hay desde lo alto del Castillo de San Jorge y el mirador de San Pedro de Alcántara son espectaculares.

Recuerdo de hace unos años que un profesor mandó construir a un hermano mío una cámara oscura; por aquel entonces no entendí muy bien el mecanismo. Ahora, después de estar dentro de una, lo entiendo perfectamente.

La cámara oscura es un invento antiguo que conjuga el uso de lentes para reflejar, en un plano, una imagen del exterior. En su descubrimiento intervinieron Kepler, da Vinci y Bacon entre otros y, con el tiempo, supuso la base de las cámaras de fotos.

En la más alta torre del Castillo de San Jorge se ha habilitado una cámara oscura prevista del material necesario: en el techo, algo parecido a un periscopio; en el suelo, una especie de mesa cóncava de color blanco. Al abrir la trampilla superior y colocar las lentes en la posición adecuada, una imagen de Lisboa se imprime en la mesa. Pero no es una imagen cualquiera; es en tiempo real: los coches circulan, las banderas ondean, la gente va de un lado a otro... 360º de Lisboa contemplados desde una habitación oscura como si fuera un juego de niños.

Después de la vista y de andar otro buen rato, la casualidad me mandó al Cinema San Jorge, muy cerca de la Embajada española en Portugal. Ojeando el cartel informativo de las actividades de esa tarde descubrí con ilusión que había una gratuita e interesante: la Orquesta Metropolitana de Lisboa ofrecía una concierto sobre música cigana (gitana), compuesto de obras de George Enescu y Pablo Sarasate -desconocidos para mí- y la Danza Húngara de Johannes Brahms.

Las 2 primeras consistían en un dueto de piano y violín. El del piano tenía partituras y un hombre que le pasaba las páginas; el del violín tocó todo el rato de pie y sin consultar ninguna hoja escrita. Al terminar, el del piano se marchó y se formó un cuarteto de cuerda: otro violín se sumó al anterior, una viola y un chelo (esta vez todos con partituras). Y sonó la Danza Húngara nº5 Allegro. Merece la pena escucharla de nuevo. Aquí os la dejo:


Al terminar el concierto ya era la hora del España-Alemania. Fui a un bar español para disfrutar del partido pero sólo aguanté hasta la media parte. Escuchar el "Que viva España" y ver a la mayoría de los presentes haciendo el idiota fue demasiado para mí. No soy muy seguidor del fútbol pero mucho menos soy cómplice del ridículo del espectador español. Quería que ganara España pero no bailar y gritar por ello.


7 comentarios:

Bloody Marie dijo...

Nunca preguntaste a tu hermana acerca de la cámara oscura. Y te lo habría explicado. Pero qué suerte aprenderlo de esta forma tan bonita! Yo también quiero ver esa imagen de Lisboa. A mí sí me gusta esa ciudad.

Furacán dijo...

Eso te pasa por haber ido a un bar español, con lo fácil que hubiera sido entrar en uno portugués. Para la próxima vez, que espero que no sea dentro de otros 44 años :-D ,ya sabes...

Marc Roig Tió dijo...

Cuando vayas a Lisboa, pásate por el Castillo de San Jorge, Maria. Merece la pena. Si tienes un día claro, las vistas desde allí son una maravilla.

Furacán, quería sentir un poco el calor español pero me abrasé. La próxima vez lo veré en casa, tranquilísimo, jeje.

mòmo dijo...

Y para saber algo de Pablo Sarasate, siempre puedes preguntar a tu otra hermana, la que vive en la periferia pamplonica...

Anónimo dijo...

marc lisboa es bonito a mi lo que mas me gusto fue belem

joan dijo...

Hola Marc , jo el futbol m´agrada amb tranquilitat , no m´agrada el futbol de bar .
No e estat mai a Lisboa , qui sap potser algun dia i aniré de vacances.

Marc Roig Tió dijo...

Ok, Mòmo. Ya puedes contarme quién es y, de paso, regalarme un CD, no? Sería un buen detalle de hermana mayor!

Anónimo, pasé en tren por Belem y me apeteció pararme para ver la iglesia aunque al final estuve todo el día en Lisboa. Otra vez será.

Doncs ja tens una ciutat a la llista per visitar, Joan. Pots anar a la mitja marató que es fa a l'abril!