lunes, 9 de noviembre de 2009

Menudo fin de semana en San Sebastián (I)

La aventura del pasado fin de semana ha sido tan intensa que necesitaré un par de entradas al blog para explicarla entera. Comienza el viernes por la tarde, cuando subimos al coche, en Sant Pol de Mar, mis padres, Dan y yo. Hasta Pamplona, primera parada, tenemos unas cinco horas.

Llegamos allí a la hora de la cena y Mòmo nos esperaba impacientemente -y Joana también- para sentarnos a la mesa y disfrutar de una sopa de puerros riquísima y un poco de carne a la plancha. El piso de Mòmo no es muy grande y tuvimos que robar algún colchón de los vecinos para poder dormir todos: mis padres en el sofá cama, Joana en su cama y Mòmo en el nido, yo en la cama de Mòmo y Dan en el colchón prestado. Salió a la perfección, dormimos de una tirada y al día siguiente corrimos unos metros del camino de Santiago para mover las piernas.

A mediodía habíamos quedado en San Sebastián con amigos de Mòmo y Joana, pero en mi coche sólo cabíamos cinco. Los vecinos de Mòmo, que son geniales -son los que nos prestaron el colchón-, nos cambiaron el coche por un día. Empezaba a diluviar y nos constó un buen rato encontrarnos; nuestras caras reflejaban esa desesperación y el amigo de Mòmo, Ono, recomendó tomar algunos pintxos para fortalecernos. Entonces aprovechamos para llamar a Sergio y familia, que también pasaron por ahí a tomar algún pintxo. Lo comitiva crecía y crecía mientras los pintxos se agotaban y llegó el momento de ir a comer. Los suegros de Ono habían preparado pasta y pescado en honor a los atletas, pero fue muy difícil complacerles; sólo pude con un pelín.








Fuera seguía lloviendo y nos teníamos que ir. Dan y yo debíamos dejar las maletas en el hotel y recoger los dorsales en el Kursaal, mientras llamábamos a Ander para vernos un rato y proponernos nuevas aventuras el uno al otro. Nos separamos (Dan, mi madre y yo a por los dorsales; los demás [Mòmo, Joana, mi padre, Hono, su mujer y sus dos niños] a por Ander) y nos encontramos en el puente del Kursaal. Paseamos por las calles del centro, visitamos una iglesia -no recuerdo cuál- y entramos en un bar a tomar chocolate caliente con churros. El frío apretaba y Ander tenía que irse (quedamos en vernos en Lezo -km 12 de la Behobia- al día siguiete) y lo mismo hizo mi familia, que dormían de nuevo en Pamplona. Ono y su familia nos dejaron en el hotel y Dan y yo nos relajamos un momento.


El día había sido agotador y decidimos que lo mejor que podíamos hacer era cenar algún pintxo e ir a la cama. Al final tocaron cuatro por cabeza y un par de cervezas cada uno, lo mejor para conciliar el sueño, hasta que algunos truenos sobre las cinco de la mañana nos empezaron a despertar. Pero eso ya forma parte de la segunda entrada sobre la Behobia, la que espero publicar mañana.

13 comentarios:

Sergio dijo...

Ahí, ahí, desvelando los secretos de la dieta del corredor de fondo. (La próxima vez, conoceréis la verdadera ruta del pintxo)

Rafa González dijo...

Chocolate, churros, pinxos, cerveza....ummmm me parece que me estoy equivocando de dieta...jeje...
Tengo ganas de que nos cuentes la carrera!!!!!

Guillem dijo...

Good job. Congratulations!

Dani Pérez dijo...

Espero impaciente la crónica del 3º clasificado y también del 2º y el 1º en sus respectivos blogs. Enhorabuena fenómeno.

Jaime N@v dijo...

Menudo finde... Felicidades Marc. Espero la crónica de tu carreron.
Slds

Clemente Alonso McKernan dijo...

FELICIDADES! Carrerón, estás ahí ya. Por cierto ¿corriste sólo?

Además el campeón en puesta a punto, seguro.

Marc Roig Tió dijo...

Me encantará, Sergio. ¡¡¡Los pintxos son geniales!!!

Todo en su sana proporción, Rafa, y la dieta no se distorsiona. Te lo aseguro.

Gràcies, Guillem.

Mañana, Dani y Jaime, mañana.

Clemen, corrí sólo desde el kilómetro dos. Fue un comienzo loco, todos chupando ruedas, los grupos se hacían y desacían en segundos y yo me lancé a la aventura. Mañana te cuento los detalles, pero sí te digo que sólo desde el km 2 y pensando en todo momento que me acabarían pillando, jeje. Y sobre Rafa, dentro de 3 semanas le tienes haciendo 2h10'.

Txarlin dijo...

Hola. Soy el vecino robado y el que dejó el coche a la gran familia de Sant Pol. Un placer poder ayudar y tristes por no poder ir a gritar y animar a los atletas. Un abrazo.

Ferran de Torres dijo...

Yo también sobreviví a la Behovia del 2009! La organización nos tiene que mandar una camiseta más a los finishers.
Esperando la 2a parte, que en este caso será buena, muy buena, aprovecho para felicitar a Marc por su podio! Carrerón, carrerón.
Un placer haberte podido conocer en persona antes de la salida.

Txarlin dijo...

Marc, soy Vanessa, la vecina de tu hermana, veo que el coche tiene una pequeña raya..je je...
Enhorabuena por tu carrera le he preguntado por la mañana a Mo. Un beso para ti y tus padres

Furacán dijo...

Pues si, em parece que van caer unos cuantos mitos sobre la alimentación antes de las carreras, aunque a lo mejor el secreto fue pasárselo en grande.
Esperamos esa 2ª parte. Enhorabuena!

armageddom dijo...

Campeón, nose si te acordarás de mi, corrimos juntos alguna vez cerca de la Francisco de Vitoria hace ya unos cuantos años... te vi en la behobia, FELICIDADES!! yo quedé el 14 de la general.. muy contento, me encantaría poder quedar contigo en otro momento!! mi blog es http//:runnerf14.blogspot.com

Marc Roig Tió dijo...

Txarlin y Vanessa, gracias por el coche, pero el próximo año os quiero en S.S. animando, ¿ok?

Ferran, aquí sí que somos "finishers"; menudo día. Un placer haberte conocido.

Borja, enhorabuena por el 14º puesto. Has mejorado un montón desde la última vez que nos vimos; ahora a coincidir más a menudo.