lunes, 16 de noviembre de 2009

Y un bocadillo al terminar

Los que hayan leído el "perfil" de quien escribe, sabrán que me gusta que me den un bocadillo al terminar las carreras. Si puede ser, de butifarra. Me gusta el pan -crujiente- con tomate, bien aliñado con aceite de oliva y, rebosando por ambos extremos, una butifarra recién sacada de la parrilla; chamuscada su corteza, jugosa su pulpa. Pero hace tiempo que no consigo este tesoro.


El sábado pasado corrí en Cerdanyola del Vallès. Se disputaba la XXIII edición de las 5 millas nocturnas y en el cartel informativo avisaban que al terminar se ofrecería a los participantes una bolsa con obsequios y un bocadillo. Ingenuo, soñé con un bocadillo de butifarra y le conté a Dan todo lo que podía esperar de un bocadillo de butifarra. Por si fuera poco, le animé a llegar de los primeros (no sólo por los premios en metálico), ya que así podías escoger el mejor bocadillo, ese que te recompensaba el esfuerzo y el sudor de la carrera. Pero me equivoqué.


El bocadillo era frío, estaba envuelto en papel de celofán, no crujía y su sabor dependía de la bolsa que te dieran. El mío era de chorizo barato; el de Dan de queso insípido. La carrera salió genial, pero la próxima vez leeré mejor el cartel informativo.


Aquí la noticia (en catalán) y la clasificación.

11 comentarios:

mòmo dijo...

Al menos siempre te quedará el consuelo de saber que aún nos queda el bocadillo de butifarra después de la "marxa". Sólo faltan dos meses.

Marc Roig Tió dijo...

Cuando se celebre la "marxa", yo estaré comiendo ugali.

maratonman dijo...

Para futuras carreras siempre tienes la opcion de al llegar a casa hacerte tu ansiado y querido bocata,es cierto que no es lo mismo,es mejor comerlo en caliente pero el que no se consuela es porque no quiere.Por cierto,mejor dar bebida,fruta o similar a un bocadillo cutre,es mi opinion.Felicidades,estas es un fantastico momento de forma,disfrutalo y aprovechalo.
Un abrazo.

Rafa González dijo...

Qué bocata más cutre...
Yo he corrido algunas que mientras llegas ves a los voluntarios asar las butifarras y ese olor lo llena todo. Acabar la carrera y comerte un bocata como los que describes es un gran premio.

Ernest Crespo dijo...

Pues no has tenido demasiada suerte, por que el mio de jamón no estaba mal. El secreto era entrar mas retrasado y no tan adelante. A quien se le ocurre ganar!!!, jajaja.
Felicitats!

Ander dijo...

Bocata cutre y 9 centésimas de más... Qué fracaso de carrera (¡Felicidades, txapeldun!).

Marc Roig Tió dijo...

No es lo mismo, Maratonman, pero es una buena solución (y acompañarlo con castañas, un pelín de vino...). Por otro lado, gracias por tu confianza en mí, pero creo que Barcelona 2010 no está a mi alcance. No dejaré de intentarlo, pero será muy complicado.

Eso es lo mejor, Rafa: el olor que te anticipa el premio.

Qué suerte, Ernest. Por otro lado, la organización estuvo genial. Sólo que yo me emocioné al leer "entrepà", jeje.

Ander, si sigues leyendo ¡¡las centésimas se convierte en segundos!! Por cierto, la doble página central de "El Mundo" de hoy te puede gustar: "¿Por qué se suicidan los deportistas?" y tiene un despiece especial para los que colgaron la bicicleta. Yo también estoy devorando el monográfico de ayer.

joan dijo...

A la majoria de les marxes populars et donen l´entrepà de butifarra .

A les curses ben poques .

NaCaVi dijo...

jejeje A la BurriacAtac! l'entrepà el tenim de butifarra. Així que si et passes a la muntanya, pel setembre de l'any vinent ja saps. Li pots demanar referències a la Maria Bartolí, que n'és una experta. Felicitats!!!

Sergio dijo...

Enhorabuena por la carrera. Respecto al bocadillo, mi abuela decía "la carne en calceta, que la coma quien la meta", es decir, hazte el bocata en casa.

Marc Roig Tió dijo...

La solución pasará por participar en las "marxes populars", como la Burriac Atac (me la apunto para el año que viene; tiene buena pinta) y por prepararme el bocadillo en casa, como decía la abuela de Sergio.