jueves, 24 de junio de 2010

El autobús de Iten


Hace años, según me contaba Pablo Villalobos, un anuncio de Nike utilizaba alguna región alta de Kenia para hacer publicidad. Algún turista, en una zona rural, preguntaba al paisano a qué hora pasaba el autobús; y el paisano, viendo polvareda a lo lejos, contestaba que estaba al llegar.



La polvareda la creaba un pelotón de corredores que ocupaban toda la calzada y que, ciertamente, parecía un autobús. Y el sábado pasado yo me monté en ese autobús.



A las 5:40 de la mañana del sábado me sonó el despertador (estaba durmiendo en uno de los únicos alojamientos baratos de Iten por 500KSh la noche). Visita al baño, pantalón corto y camiseta aunque a esa hora todavía hace frío y a esperar el autobús. El autobús arrancó a las 6:10 en dirección a Tambach, por la carretera general y, ciertamente, ocupando toda la calzada. El sol quería asomarse pero las nubes bajas del fondo del valle del Kerio se lo impedían; en el pueblo había calma y sólo se escuchaban nuestras pisadas alejándose poco a poco de la zona habitada. Aunque estábamos a 2200m sobre el nivel del mar y recién levantados, la carretera descendía tanto que el primer 10.000 salió a 38'19" (y mi pulso medio en 126, madre mía que fino me estoy poniendo).



Pero ahí se acabó lo bueno. Llevábamos algunos kilómetros fuera de la carretera y las lluvias del viernes habían embarrado todo el trazado; además, empezaron las cuestas y las hostilidades. Sin atacar siquiera, los kenianos suben las cuestas mucho mejor que yo y me descolgué (bueno, nos descolgamos todos de todos, cada uno a su ritmo y yo pensando si no me iba a perder). El sol consiguió asomarse por encima de la montaña de Kabarnet, en un color naranja que pedía a gritos prestarle atención.



El segundo 10.000 se fue hasta 45'37" y por momentos maldecí haberme apuntado a tal locura. No es que fuera mal del todo, pero estaba hasta los mismísimos de subir cuestas embarradas. Por suerte me alcanzó un keniano bastante majo (ha hecho tres veces 2h13') que me animaba diciendo que ya quedaba poco para llegar a un camino más ancho y sólido. Y fue verdad. A partir del 21 o del 22, el camino era parecido a un carril-bici español y no demasiado ondulado. Me animé y volví a correr fluido (hice un kilómetro a 3'20") y me cansé y recuperé un trote cercano a los 4min/km.



Por entonces ya llevaba 1h40' corriendo y mi último bocado había sido la cena del día anterior; sin llegar a pájara, notaba que me faltaban un pelín de reservas y cada dos por tres le preguntaba a mi compañero dónde estaba el final de la vuelta. Buscaba referencias visuales que me indicaran que Iten estaba cerca, pero no conseguía verlas.



Incluso con esas sensaciones, le tercer 10.000 salió en 39'36" y la meta ya estaba al alcance. Unos minutillos más tarde descubrí que los compañeros de rodaje que había ido más rápido nos esperaban al pie de la carretera: fin del entrenamiento. Según el SUUNTO fueron 31,33km en 2h09'20" (4'08") y los buenos buenísimos (los de 2h06' y 2h07') hicieron sólo dos minutos menos que yo. Les felicité -y me felicitaron- y volví trotando hasta mi hotelito añadiendo cinco minutos más a un rodaje que tuvo como principal dificultad los 551m de desnivel positivo.



No sé acoplar el SUUNTO al GoogleEarth, así que sólo os adjunto una gráfica del pulso y el EPOC (algo así como el esfuerzo del entrenamiento); podéis ver que hasta mitad del entrenamiento voy bien, pero luego empiezo a flojear. ¿Fue la falta de desayuno? ¿Quizá que me pasé con las cuestas? ¿O sencillamente que no estoy ahora preparado para una maratón?

10 comentarios:

Gerar dijo...

Come, que te vas quedar en los huesos.

Ferran dijo...

Marc, arribar a dos minuts dels primers d'aquesta versió kalenji del Salimos muchos, llegamos pocos (Roncero dixit) està però que molt bé. No comento sempre però no em perdo ni un post.

Gràcies pel regal!

david sanchez dijo...

Te vas a poner echo un toro Marc, muy buen entreno.

Un abrazo.

Rafa González dijo...

VAya entreno!! Entrenar con los africanos no se si motiva o desmoraliza.... Tu última frase es intrigante...¿estás dando pistas?

Marc Roig Tió dijo...

Gerar, no te preocupes que mis mandazis semanales no los elimino y he descubierto una pastelería en Eldoret que ríete de la "Mallorca" de la puerta del sol (y con precios kenianos, ¡¡qué más se puede pedir!!).

Ferran, és tal i com dius: "salimos muchos, llegamos pocos". La volta té una versió curta de 26km i alguns van arribar més tard que jo tot i retallar aquests 5km!!! Ja queda poc per descubrir si estic en forma del tot.

Gracias David, en dos semanas hay prueba de fuego.

Rafa, a ratos motiva y a muchos desmotiva (sobre todo si estás en mitad de la nada y no ves a nadie delante ni detrás de los 15 o 20 que salimos). Pistas... ya te comenté otro día que ahora voy a hacer 5000 (en Mataró el día 7) y quizá también un 3000, pero pronto me animaré de nuevo al asfalto y para octubre -supongo- otra maratón pero no sé donde.

Cipri dijo...

Yo quiero ir !!!!!!!

Gerar dijo...

Tengo unos amigos que se dedican a la música y cuando te he mencionado, por casualidad, me han preguntan que es lo que más suena en Kenya, aparte del waka waka de los cujons, supongo, así que te traslado la pregunta. Por cierto, como se llama la pastelería?

Marc Roig Tió dijo...

Estás invitado, Cipri (y he visto que también te han mandado una invitación para Macedonia en Facebook, jaja).

Gerar, aquí suena gospel y más gospel, aunque a menudo más parece rap que música religiosa. Tengo un amigo que está grabando algunas canciones (una de ellas la he pagado yo); si quieres te daré una copia para tus amigos, aunque canta en swahili. En cuanto a la pastelería, se llama Paul's Bakery y está en la zona este de Eldoret, al lado del mercado de ropa de segunda mano. Puedes encontrarla en GoogleMaps.

del porvenir dijo...

No, si al final va a salir el corredor que llevas dentro ja, ja

Marc Roig Tió dijo...

Algún día, porvenir, algún día, jeje. Ayer, por ejemplo, 30km en 1h55' (Eldoret no tiene los cuestones de Iten: sólo 100m de desnivel en todo el rodaje, así sí que puedo darle). Abrazo