jueves, 15 de julio de 2010

El cubo de Rubik


Hace años, este cubo de Rubik era la portada de una revista de cocina (bueno, ellos consiguieron un cubo perfecto). Me quedé con la idea y el martes intenté imitarla.

Se trata de tener mucha fruta en casa y decidir de cuántos milímetros serán las aristas de cada uno de los 27 cubitos. Yo me decanté por los dos centímetros y empecé seleccionando las fresas más grandes que en su interior pudieran esconder un cubo de esas proporciones. Luego corté manzanas, plátanos, nectarinas, kiwis, naranjas, piña y sandía. Un par de horas más tarde terminé las cuatro raciones que tenía que preparar: 108 cubitos de distintos colores y texturas que más bien parecían la torre inclinada de Pisa que el cubo de Rubik, pero que causó buena impresión.

¿Os atrevéis a probarlo? (Me refiero a hacerlo, no a comerlo, ¿eh?) Se requiere tiempo, pero es un regalo barato si lo haces pasar como regalo de cumpleaños/santo.

PD: el martes era Sant Enric.
PD2: con las sobras salen varios litros de puré de frutas.

7 comentarios:

mòmo dijo...

¡Mi colaboración ha sido ninguneada! Aunque debo reconocer que sólo ejercí de pinche; el artista fue Marc.

Rafa González dijo...

Muy chulo. Con lo que a mí me gusta la fruta no creo que tubiera paciencia...

am dijo...

Se ve muy bien, chef Marc!

¿Cómo conseguiste fresas tan grandes?

mòmo dijo...

Porque son fresones de nuestro pueblo, am: las fresas más ricas de España están en el Maresme.

Marc Roig Tió dijo...

Rafa, lo cierto es que los "bordes" de cada cubito acababan en mi boca, jaja. Menudo atracón defruta que me di mientras los preparaba.

mercy dijo...

almost a perfect rubik; if only you didn`t have to eat it later; quite impressive chef!

am dijo...

Ah, ya veo. Con razón por aquí no se encuentran de esas fresas, ¡habrá que ir a probarlas!