lunes, 10 de diciembre de 2007

Los periódicos

Hace unas semanas os hablé de que los lunes empiezo a trabajar a las 12:00. Aparte de entrenar, se pueden hacer muchas cosas hasta mediodía. Y una de las que más me gusta es leer el periódico. Pero en Europa es más caro. En Madrid también era caro, porque tenía que comprarlo, pero no tanto. Me explico:

Mi padre tiene un estanco y, por lo tanto, vende periódicos. Cuando estoy en casa, siempre le visito; aunque pocas veces para ayudar. Mi visita consiste en ojear todos los periódicos -o casi todos-, saltando las páginas de 4 en 4 y leyendo sólo los artículos que me interesan de cada uno. Con el tiempo he aprendido a hacer una buena selección y no gasto mucho tiempo en cambiar de uno a otro. El problema se presenta cuando el estanco de mi padre no está cerca. Tengo que decidirme por uno y no es tarea fácil.

Cuando quiero comprar el periódico, mi criterio a seguir es qué quiero leer. Sólo cuando sé qué quiero leer puedo decidir. Hoy la respuesta era fácil: atletismo. Las ofertas, 3: El País, El Mundo y La Vanguardia.

En el primero escribe Carlos Arribas, en el segundo Carlos Toro y en el último, Sergio Heredia. Empiezo por éste último.

Sergio Heredia es licenciado en periodismo y en derecho; pero también es atleta. Yo no le conozco, pero mi madre ha coincidido en varias carreras con él. Además de escribir muy bien, lo hace con propiedad; sabe de lo que habla. Ojeo La Vanguardia y decido no comprarla; aunque Sergio lo hace muy bien, no acepto pagar 2 euros por una noticia de media página en una número par. Si los señores Godó quieren mis 2 euros, que lo hagan mejor la próxima vez.

Sigo con Carlos Arribas. Desconozco sus currículum académico, pero disfruto leyéndolo. Antes rivalizaba con Santiago Segurola en sus mismas páginas y era un arte leerlos a ambos. Parecía que se repartían los eventos a cara o cruz y seguro que al cierre de la edición mostraban el uno al otro su trabajo; a ver quién había conseguido mejores frases o entradillas más expresivas. Pero ahora está sólo; su compañero de fatigas se ha fugado a Marca.

Me gusta el artículo: 5 columnas, página impar, buen título... Necesito contrastar con El Mundo.

Carlos Toro es médico y periodista. Sus crónicas son también buenas, pero a veces le falta el arte de Carlos Arribas. Es especialmente bueno cuando no has visto la carrera, pero no era mi caso. El Mundo utiliza también 5 columnas y una página par. Empate técnico. Uffff, qué difícil decisión. ¿A quién doy el galardón de ganador? Recordando los mediodías atenienses, acabo comprando El País.

Pero no me quedo satisfecho; algo me corroe durante las horas del trabajo y no puedo resistir comprar también El Mundo al salir de la clínica. Comparo los escritos y creo que en esta ocasión ha ganado Carlos Toro. Además, El Mundo también se hace eco del combate de boxeo que nos dejó a todos tan intrigados ayer. Era el campeonato del Mundo de los pesos Welter y el ganador se llama Floyd Mayweather, apodado Pretty Boy porque su rostro nunca se veía marcado tras una pelea.

Y lo siento por Sergio Heredia, porque es bueno y no le han dejado explotar su talento.

También lo siento por Gerardo Prieto, porque escribe muy bien pero lo hace en El Periódico que no sirve ni para envolver bocadillos. Me conformo con su edición digital.

El ABC siempre me ha parecido engorroso de leer y su crónica (por lo menos en su edición digital) habla por sí sola.

En fin, que tal y como me enseñó Jaume, después de un gran acontecimiento hay que acudir a la prensa para deleitarse con las buenas crónicas.

15 comentarios:

mòmo dijo...

Yo que tú les cobraba la publicidad...

Marc Roig Tió dijo...

Lo comido por lo servido. Por todas las veces que les he leido sin pagar...

María dijo...

oye asi da gusto! me ha encantado la entrada! jajaja. Me he reido mucho cuando cuentas la rivalidad entre los dos de El País. Seguro que era asi, y seguro que los dos se peleaban con maquetación para que les colocara mejor sus crónicas. Espero que te lean, siempre se agradece un buen lector. qué bien!

Marc Roig Tió dijo...

Encantado de que te guste, María. Yo tambien pienso que esperaban ansiosos, despues de entregar sus cronicas, a ver quien conseguia los mejores espacios. Y luego se irian a tomar una cerveza a cuenta del perdedor, jeje.

Bernardo José Mora dijo...

¿Y el Marca? Columna de Julio César Iglesias sobre Marta Domínguez en la edición de hoy.

anónimo Sánchez dijo...

I t'has deixat el diari Público, amb Ignacio Romo de cap d'esports. Metge, especialista en dopatge i amant de l'atletisme, la qual cosa fa que de cada 7 dies, en 4 es parli d'atletisme.
Felicitats pel bloc. M'agrada veure com cada cop hi han més atletes d'èlit amb estudis.

Marc Roig Tió dijo...

Hola Sánchez. Me lo he dejado, pero a propósito. Cuando este periódico nació, yo ya estaba fuera de España y no he tenido oportunidad ni de ojearlo. No te preocupes que para estas Navidades le haré un estudio exhaustivo; no deja de ser una buena noticia que Ignacio Romo, antes colaborador de El Mundo, sea su jefe de deportes.

Bernardo José, gracias por la información. La he buscado en la edición digital, pero no la encuentro. Por otro lado, no soy muy dado a los prensa deportiva: mucha foto y mucho color, pero poca calidad literaria.

Nacho dijo...

Enhorabuena por el post!! Está muy bien escrito!! Muy bueno lo de Santi Segurola y Carlos Arribas, éste último es mi favorito -de hecho mi blog esta plagado de reseñas suyas. Joder me encantaría poder tomar un cafe contigo!! Por cierto, totalmente de acuerdo con la opinión sobre los diarios deportivos, "mucha foto y mucho color, pero poca calidad literaria"

Marc Roig Tió dijo...

Nacho, gracias. El café, en cuanto se nos presente la ocasión. Seguro que lo pasamos en grande hablando.

Anónimo dijo...

Ei, yo me apunto al café con Nacho!! ¡El post más grande que has escrito, Marc! Me encanta el tema, y además hablas de mí, así que ¿qué más puedo pedir? Leyendo el post me acordé de las tardes en Atenas, esperando las 3 de la tarde para ir al quiosco y comprar el País (perdón, ahora va sin tilde), sólo porque estaba Carlos Arribas --me aficioné al atletismo sólo por él--...
¡Si es que la prensa es maravillosa!Ayer lo pensaba: el placer que te da leer una sola frase en todo el periódico no vale un euro, sino millones! ¡así que compensa gastarse "los cuartos"!
En fin, gracias por el post y esa gran sorpresa que me has dado con él. De hecho, mañana lo voy a releer. Espero más de estos.
JAUME

Marc Roig Tió dijo...

Jaume!!!!!

Me extrañaba que no te pasaras por aquí. A punto estuve de mandarte un e-mail para que leyeras el post. Qué recuerdos los de Atenas... Y no sólo por Carlos Arribas, que también estaba allí todavía Santiago Segurola.

Gracias por enseñarme a disfrutar los periódicos, Jaume.

Anónimo dijo...

Marcus...
Qué gracia, ya te veo impaciente... pero de verdad me diste una alegría.
Por cierto, ayer contesté en www.elrevulsivo.com tu comentario sobre el último articulo.
Perdona el retraso.
¿Nos vemos pronto ya no?

JAUME
ps: soy el único que escribe a través del anónimo...pero no hacerlo de otra manera!

Marc Roig Tió dijo...

Jaume, ya falta poco. Me pasaré por tu casa en cuanto llegue a Girona. Ahora leo tu respuesta en el revulsivo.

Ferran dijo...

¿Por qué sabes tantas cosas? ¡Vaya crack!

Yo estoy empezando por leer los titulares de algún periódico; luego, más adelante, atreverme con alguna que otra noticia; a continuación (a lo mejor antes de Semana Santa), leeré opinión...

¡Pero nunca me había propuesto aprenderme los nombres de los periodistas!

Marc Roig Tió dijo...

Ferran, si de verdad te gusta el periodismo (espero que sí pues lo estás estudiando), acabarás por conocer el nombre de muchos periodistas.

¿Qué es más importante, la noticia o quién la escribe? No lo sé, pero en el tema deportivo, la noticia es muy sencilla: el resultado. Entonces, quién te la cuenta tiene la responsabilidad (o el placer) de deslumbrarte con todo lujo de detalles, triviales pero necesarios. Y el periodismo se convierte en arte y ese arte es el que buscaba después del Europeo de Cross.

En tus manos está ser un buen periodista. Y no dudes que te leeré.