domingo, 1 de febrero de 2009

El prólogo

Un elemento indispensable para viajar a África es el cuaderno; yo ya tengo uno, aunque no es Moleskien pero imita su estilo: cómodo de llevar, una goma elástica para mantener las páginas cerradas y un mapa de América del s.XVII como tapas (es que no había ninguno de África).

El caso es que todo cuaderno es susceptible de tener un prólogo y el mío ya lo tiene. Hoy, después de la media maratón de Granollers (mi resultado no hace falta comentarlo) he estado hablando con Wanjiru y me ha apuntado su número de teléfono en la primera página. Él se marchaba esta tarde a Nairobi, donde entrena, y me ha dicho que cuando llegue yo le llame para ir a entrenar.

Teniendo en cuenta que éste es el prólogo de mi cuaderno de viaje, me será muy difícil mantener el listón a la misma altura; pero lo intentaré (y en el blog aparecerán algunos detalles).




5 comentarios:

Bernardo José Mora dijo...

Ya sabes lo que dijo Oscar Wilde: "Nunca viajo sin mi diario. Uno debería tener siempre algo sensacional para leer en el tren".
Saludos.

anónimo Sánchez dijo...

Magnífico comentario!!. Me lo grabo :-)

mòmo dijo...

Bueno, a estas horas ya debes de estar allá. Espero con ansia el relato de la primera impresión.

joan dijo...

Anar a còrrer amb en Wanjiru i a casa seva !! que bé no ??

Segur que aprens coses noves

Daniel Martínez dijo...

Felicidades!