miércoles, 29 de abril de 2009

La fortaleza de Alessandra




Alessandra debutó el año pasado en maratón. Unos meses antes me había pedido que le hiciera de liebre y yo accedí encantado. La carrera nos salió genial, corrimos la segunda media maratón más rápida que la primera y se convirtió en la mejor debutante española de la historia. Unos meses más tarde participó en los juegos olímpicos pero no tuvo un buen resultado.

El domingo pasado arrancamos de nuevo, pero con un objetivo mucho más ambicioso: acercarnos al récord de España (2h26'52"). Alessandra pensó que sería mejor tener dos liebres y acertó. Queriendo empezar a 3'30" (o incluso a 3'29"), nos pusimos en marcha.



Alex tiraría los primeros 10kms, yo le relevaría hasta el 15 y de nuevo él hasta pasada la media o el 30; lo veríamos en carrera. Pasamos el primer 10.000 en 35'07" (3'30") y cogí yo el mando. Para hacer el récord de España debíamos acelerar pero todavía quedaba mucha carrera; recordando las buenas sensaciones del año pasado, no me importaba hacer un poco más cómoda la primera parte e ir acelerando en la segunda.

El segundo 10.000 salió ligeramente más rápido (35'02") pero ya llevábamos un par de kilómetros aflojando. Alessandra no daba las mismas sensaciones de hace un año y con ella decidí que el récord podía esperar. Era demasiado pronto para forzar la máquina y el objetivo se trasladó a ganar la carrera e intentar mejorar las 2h29'03" de su debut.

La mayoría de los corredores, más si nos ponemos una marca como objetivo, somos incapaces de correr sin reloj. Alessandra es muy fuerte en este aspecto: se fía ciegamente de la liebre. Sale a competir sin el cronómetro y sólo se dedica a seguir el ritmo marcado, sabiendo que si lo hace bien conseguirá su objetivo. Durante la carrera, yo voy hablando un poco con ella para contarle cómo vamos y qué opina sobre el ritmo. Hacia el kilómetro 18 le pregunté si iba bien y me respondió que se veía rara. Entonces le dije que íbamos a muy buen ritmo, para hacer 2h27'20" y que si ella quería podíamos aflojar un poco; teníamos mucho margen.

El siguiente 10.000 se marchó a 35'20" y Alessandra seguía sufriendo. Yo no soy muy experto en maratones pero recuerdo que mi debut fue en Amsterdam hace un año y medio y cuando empecé a sufrir los kilómetros se fueron hacia los 4 minutos. Cruzar la media maratón sin ir cómodo y perder sólo un minuto en la segunda media es algo que está al alcance de muy pocos.



El 40.000, después de que yo me parara y Alex siguiera hacia mucho más de lo pactado, se cruzó en 2h21'19", haciendo el cuarto 10.000 en 35'50" (3'35"). Manteniendo ese ritmo hasta el final y sin pensar en la cuesta que hay en el kilómetro 41, la marca de Alessandra se quedaría en 2h29'12" (7'53" por los 2195 metros que quedaban). Pero no fue así. Sin liebres, con 40kms en las piernas y un tramo final mucho más duro que los anteriores, Alessandra recuperó el ritmo de 3'30" para finalizar en 2h29'01" (7'42").

12 comentarios:

maratonman dijo...

Felicidades a los tres,la verdad es que la capacidad de sufrimiento de las mujeres supera ampliamente la nuestra de ahi que sepan aguantar fuertes ritmos pese a ir tocadas.Gran esfuerzo de vosotros por llevarla al triunfo y por tanto al mundial y mision cumplida,se ve que ser liebre se te da muy bien,creo que tienes el puesto garantizado para otra ocasion.
Un abrazo y me alegro mucho que todo haya salido practicamente perfecto.

Anónimo dijo...

Zigor

Muy bien Marc. A ella ya le puse un sms para felicitarla. Me alegro muxo por todos.
Sisisiisisi nos vamos a Berlin! alli nos vemos en la fiesta del atletismo

Franfri dijo...

Desde luego, que teniendo en cuenta lo que nos comentas, y visto el sufrimiento de Alessandra, es para enmarcar lo de perder sólo 1 minuto en la segunda mitad, cuando es muy fácil ver a corredores que pinchan varios minutos más cuando se pasan malos momentos.

Unos fenómenos los tres, aunque la protagonista sea ella.

Ahora, a recuperar, que también te has metido un buen tute. A por la Universiada

Jean-Paul MUTEBA dijo...

¡Felicidades Marc! Felicidades sobretodo a Alessandra, sin olvidar Alex. Estoy completamente de acuerdo con Maratonman: ellas tiennen más capacidades que nosotros para aguantar. Vamos a por Berlin...

Marc Roig Tió dijo...

Maratonman, yo también creo que me he ganado el puesto, jeje. Y sobre la capacidad para aguantar ritmos, es cosa de cada uno pero quizá sí las mujeres puedan acerlo mejor que los hombres.

Zígor!!!! Yo creo que no estaré en Berlín pero me mantendré informado de cómo va todo. ¡Pásalo genial!

Franfri, yo en Amsterdam perdí 3 minutos. Y lo que costaba que se acabara la maldita carrera, jaja.

JP, a Berlín irá sólo Alessandra porque es el mundial y las liebres no se clasifican. Nos vemos esta tarde, que tenemos que hablar de negocios, ok???

Jaime N@v dijo...

Muy bien planteada la carrera por las liebres y Alessandra genial.
Marc, tengo que darte las gracias por tu consejo sobre el vendaje neuromuscular. Creo que funciona, por lo menos tengo muy buenas sensaciones y posiblemente esta semana empieza a rodar un poquito.
Un abrazo amigo.

Furacán dijo...

Enhorabuena a Alessandra y las 2 liebres, buen trabajo!
De momento parece que la distancia le va muy bien.

Ander dijo...

Hay que ser un gran matemático para ser buen maratoniano. Haciendo calculitos se distrae un poco el sufrimiento, ¿no? Yo con la bici resolvía ecuaciones de tercer grado para convencerme de que los cinco últimos kilómetros de la subida eran en realidad tres (el último ya no cuenta, ya estás casi arriba, y como ya he pasado el cartel de 5kms, estoy en el cuatro y pico: o sea, sólo me quedan tres).

David Álvarez dijo...

Yo he empezado a hacer cuentas hace poco, pero odio que el tiempo no se mida con algo como el sistema métrico decimal. De 60 en 60 casi no me aclaro, aunque voy inventando truquillos.

Rafa González dijo...

De nuevo felicidades por el éxito.
Las fotos son geniales. La liebre controlando el tiempo, la otra, se ve a la corredora mirar a la liebre como pidiéndole más...

Marc Roig Tió dijo...

Jaime, me alegro de que el dolor remita y pronto estés de nuevo corriendo. Ya se acabó el trabajo de revisor, jaja.

Furacán, creo que Alessandra será una gran maratoniana. Quitando los JJ.OO. llevo 2 de 2 en ser sub-2h30'. Es una distancia que se le adapta muy bien.

Es un buen planteamiento, Ander. Hamburgo es una ciudad muy bonita y de vez en cuando me giraba y le decía a Alessandra: has visto que choza? Cualquier distracción es buena para no pensar en todo lo que queda.

David, me pregunto por qué diablos contamos en sistema sexagesimal. Pero no te preocupes, sólo te faltaría ir a NY para que encima te contaran la maratón en millas.

Rafa, cuando se hace de liebre hay que controlar el tiempo constantemente. Yo llevaba también el pulsómetro para asegurarme que no me aceleraba ni me frenaba. Graicas!!!

mòmo dijo...

Enhorabuena a los tres. Leo con afición tus crónicas, Marc. Y -esto lo dice la hermana- con una liebre como tú incluso yo me atrevería a correr un poco.